septiembre 7, 2021

CONSEJOS PARA EVITAR EL SÍNDROME POSTVACACIONAL

Tras el verano, se calcula que el 30 % de los trabajadores sufre síndrome o depresión postvacacional. Y es que nadie dijo que fuera fácil poner fin a las largas jornadas veraniegas y a la paz y tranquilidad que supone vivir sin horarios y sin obligaciones durante varias semanas.

Sin embargo, existen distintas medidas que tanto las empresas como los trabajadores pueden aplicar para hacer mucho más llevadera la vuelta al trabajo y para que el ambiente laboral siga siendo alegre y positivo después de las vacaciones.

Estos son algunos consejos para que los trabajadores se adapten de una forma más agradable a la vuelta al trabajo:

  • Volver de vacaciones con unos días de antelación: Tratar de estar en casa dos o tres días antes de la vuelta al trabajo ayudará al trabajador a aclimatarse paulatinamente a su realidad habitual y a su vida laboral.
  • Programar el despertador cinco o diez minutos antes: sobre todo los primeros días de readaptación, el levantarnos antes nos ayudará a ganar tiempo para ir al trabajo evitando así prisas y estrés.
  • Valorar la parte positiva: volver al trabajo también tiene muchos aspectos positivos, por ejemplo, reencontrarse con compañeros que son amigos, comenzar nuevos proyectos o volver a potenciar tu faceta profesional y creativa. Ser conscientes y agradecer todos estos detalles nos ayudará significativamente en la vuelta.
  •  Planificar el ocio: Que terminen las vacaciones no significa que tengamos que ser absorbidos por el trabajo. Tener presente que las tardes todavía son largas para poder hacer deporte o actividades que nos gusten y que también contamos con los fines de semana para organizar escapadas, nos ayudará a suavizar el día a día tras nuestras vacaciones.
  • Aprovechar las rutinas: Durante las vacaciones es posible que vivamos cierto desorden de horarios que afectan sobre todo a las comidas y a las horas de sueño. La vuelta a la normalidad puede resultar muy positiva ya que volvemos a retomar nuestros horarios y a equilibrarnos a nivel general.

Además de las medidas que pueden tomar los propios trabajadores, las empresas también pueden poner en marcha políticas de recursos humanos, que ayuden a mitigar la posible aparición del síndrome postvacacional:

  • Alargar la jornada intensiva: Al comenzar el verano la mayoría de las empresas establecen horario de jornada continua de mañana. Las empresas que decidan alargar la duración de este tipo de jornada, hasta finales de septiembre o mediados de octubre, ayudaran a sus empleados a que su vuelta de vacaciones sea más llevadera y a que se sientan con una energía similar a la del verano.
  • Fomentar la conciliación laboral y familiar: Para ello la empresa puede establecer pactos con sus trabajadores y ofrecerles la posibilidad de combinar el teletrabajo con el trabajo presencial, así como establecer bancos de horas para que las disfruten o recuperen según sus necesidades domésticas.
  • Incentivar el deporte. Los expertos señalan que la vuelta al trabajo deber ir acompañada de alguna actividad física que ayude a reducir el estrés y despeje la mente de los empleados. En este sentido las empresas pueden promover el deporte entre trabajadores, bien adecuando pequeños espacios en sus instalaciones para realizar actividades físicas, o bien ofreciéndoles entradas a gimnasios cercanos.

Como vemos con pequeños gestos tanto por parte del empleado como de la empresa, es posible que la vuelta a la oficina no sea tan dura como parece en un primer momento. Y lo que “a priori” pueda parecer caro o innecesario puede ahorrar a las empresas problemas futuros relacionados con el bajo rendimiento, el absentismo o incluso bajas laborales.

En Zity Centro de Negocios tratamos de aunar todos los ingredientes necesarios para que los empleados de nuestras empresas regresen felices a sus despachos después de sus vacaciones. Nuestro deseo es que se sientan cómodos y que respiren un ambiente positivo y alegre a la vez que tranquilo, para que puedan iniciar todos sus nuevos proyectos con esa bella energía que les acompaña tras sus vacaciones.